Conversación con Juliana dos Santos

“El saber ancestral que viene de los pies”

La artista visual brasileña habla sobre sus teorías respecto a la samba, el cuerpo negro y la ciencia. Y explica también el concepto de “sambiencia”. Fabiana Lopes conversó con Juliana dos Santos para Contemporary And (C&) América Latina.

C&AL: ¿Qué la llevó a hacer ese registro? ¿Qué la atrajo de ese “evento”· del hombre negro bailando en la calle?

JS: Lo que me atrajo fue la conexión con mi propia historia. Seu Djalma es como uno de los parroquianos del bar de mi abuela. Yo nací y crecí en Parque Peruche, un barrio de São Paulo donde el samba tiene una presencia muy fuerte. Nací bailando samba en el vientre de mi mamá. Me gusta mucho bailar samba, siempre me gustó. Bailar samba es un saber heredado de mi padre. Me interesan esos cuerpos negros en movimiento. El samba es una acción contranormativa. Creo que hoy se baila poco samba. Pero ese hombre que baila samba sin término es un evento revolucionario. Seu Djalma está comprometido con el estar vivo, estar presente, estar en relación, coqueteando sobre ese escenario prestado de la calzada, desde donde baila para que todo el mundo vea, baila para la vida. Es impertinente, no le importa nada. Con sus pasitos da la vuelta al mundo sin salir de su lugar. Deberíamos bailar más samba para celebrar la vida. Es eso lo que propone la Hermandad, y también las personas que viven allí.

C&AL: Usted acostumbra a usar la expresión “en estado de samba”…

JS: Sí, he pensado mucho en eso. Para mí, el “estado de samba” es un modo de ser, de estar y actuá en el mundo. Hay samba alegre, samba triste, samba individual, samba en grupo. ¡Fulano está bailando con mi novia! ¡Viene el movimiento de pies! ¡Viene el meneo! La población negra de Brasil creó mucho samba, en todo Brasil hay samba. ¡Dígame si no es un modo de ser, una elaboración de saberes! A partir del paso básico se puede hacer de todo. Está el Samba de Roda (en círculo) en el Recôncavo [bahiano], el Samba de Pareia (de pareja) en Laranjeiras, Sergipe; en Pernambuco está el Samba de Coco, Cavalo Marinho de Maracatu. En Maranhão está el Tambor de Criola, que no se llama samba pero tiene el mismo movimiento de pies y el meneo de cadera. En Espírito Santo están las Guardas de Congo Capixaba. Dígame si el samba no viene también de allí. En Río de Janeiro todo es samba. São Paulo tiene mucho samba, Samba de Bumbo Pirapora, Pagode. Y la generación de mi padre hasta consiguió unir el samba con el rock (risas).

Sambiência, Juliana dos Santos, 2018.

 

C&AL: ¿Cómo describiría hasta aquí su investigación artística?

JS: La describiría como ritmo constante. Son muchas las investigaciones y nunca paro de pensar. Investigué mucho sobre negritud, racismo, descolonización, pero también sobre espacialidad, corporalidad, ocupación de espacios y desplazamientos de imaginarios. Algunos de mis trabajos son autobiográficos, una especie de intento por entender de dónde vengo y adónde voy. Comencé con el dibujo, luego pasé al teatro, después bailé profesionalmente dos años. Después de eso, mi interés se volcó a la música. La música me interesa mucho. Mi gama de intereses es un universo muy amplio. A veces me pierdo, pero el proceso tiene sentido, no me gusta la fragmentación en áreas. En la facultad, hacía mucho teatro y danza pero estudiaba artes visuales. Me gustan las “manualidades”, la investigación técnica, experimentar materiales. Eso todavía aparece en mis trabajos, pero me gusta mucho la pintura, el dibujo y la fotografía analógica. Sin embargo, la sambiencia es algo que está mucho más en la vida y menos en el trabajo artístico.

C&AL: ¿Ve alguna relación entre ese registro del cual hablamos, ese material, y el trabajo que ha hecho hasta ahora?

JS: No veo una relación directa, pero sé que existe. Ese material tiene que ver con algunos proyectos de instalaciones e intervenciones que todavía no hice. El trabajo más destacado de mi producción es la performance de video Qual é o pente? (¿Cuál es el peine?) En ella pongo en discusión el cuerpo de dos mujeres negras que viven un proceso que abarca la violencia, la memoria, el afecto y la resistencia. Ese trabajo es tristeza, dolor, pero también quiero trabajar con alegría. Es desde allí que veo a Seu Djalma, un cuerpo viejo, un señor de chinelas que baila samba sin parar, en la fiesta, en medio del fervor. ¿Qué pueden decirnos esos pies sobre ese recorrido? Es suficiente con ver su cadencia y ligereza. Seu Djalma bailando samba es la antítesis de Quel é o pente? Propone otras posibilidades de representación de los cuerpos negros: tuvo dolor, tiene dolor, pero tiene fervor, flujo, alegría, tiene sambiencia. Ese material me recuerda una frase de Alice Walker: “Los tiempos difíciles requieren danzas furiosas”.

C&AL: Hábleme un poco sobre ese primer plano de los pies, sobre ese breve video enfocado en los pies de Seu Djalma.

JS: Eso vino de mi necesidad de intentar captar el elemento más básico del samba: los pies. Estoy interesada en cómo se transforman en el espacio a partir de un movimiento modelo que se repite y forma un continuum. Él sale de escena y después vuelve. Al mismo tiempo, veo los pies como metáfora del recorrido de la vida. Durante mi viaje a La Habana, el año pasado consulté a Ifá a través de un babalorixá (sacerdote). Me dijo que para Ifá hay tres cabezas: la cabeza-cabeza, la cabeza-estómago y la cabeza-pie. Y simbolizan la mente, el deseo, el camino. Para él, la vida tiene que ser el equilibro entre esas tres cabezas. ¡Eso tuvo mucho sentido para mí!

Pero la cabeza-pie muchas veces queda fuera de las decisiones. En mi casa siempre se le prestaba mucha atención a los pies. Mi abuela acostumbraba a decir: “El negro tiene que salir con los zapatos limpios, no va a salir con pie de barro”. La elección que hice en ese recorte, en ese material, viene de todo eso, creo. Y como si fueran los pies los que deciden el destino. Allí son ellos los que mandan. Los que mandan en el samba son los pies. Si uno piensa mucho, no consigue hacer el movimiento. Se precisa sentir el ritmo, percibir el golpe del tambor y dejar libres los pies. Entonces, esos videos tienen eso: los pies de Seu Djalma, los pies son la narrativa.

Juliana dos Santos es artista visual y ha realizado trabajos en lenguajes de video, performance, fotografía y multimedia. Es magíster en Educación Artística y Mediación Cultural en el Instituto de Artes de la Unesp (São Paulo) e investigadora en las áreas de educación artística y cultura afrobrasileña.

Fabiana Lopes es curadora independiente, radicada en Nueva York y São Paulo. Doctoranda en Estudios de Performance de la Universidad de Nueva York, en la cual es becaria del programa Corrigan Doctoral Fellow. Lopes se interesa por la producción artística de Latinoamérica y actualmente investiga la producción de artistas negros en Brasil.

Traducción del portugués de Nicolás Gelormini

Explorar