Para ojos que pueden ver

¿Quién lloraría por un museo?

Una construcción con 200 años de historia se ha incendiado. Fue casa de familia, abrigó hitos históricos de la República y se convirtió en el museo con el acervo histórico-científico más importante del país. Ahora ya no existe, escribe nuestra columnista Keyna Eleison.

Goodman Gallery Ad
Explorar