Artistas negras

Diálogo entre cine, performance y artes visuales

Marcadas por procesos creativos poco tradicionales, producciones contemporáneas realizadas por artistas negras, como Pontes sobre abismos, NoirBLUE y Kbela, ponen al descubierto intersecciones entre lenguajes, dispositivos y formatos.

Más allá del ritmo propio de cada una de las secuencias, todas constituyen y construyen. El resultado es un cortometraje con dos líneas de fuerza: una que apunta a diagnosticar los dolores, los traumas y las neurosis causadas por el racismo; otra comprometida en ofrecer, por medio de la propia obra, una instancia de cura y fabulación del futuro. La obra circuló en espacios de cine tradicionales (Festival de Rotterdam, Muestra Black Rebels) y en museos (por ejemplo, integró la exposición Diálogos ausentes (2016), del Itaú Cultural, en São Paulo).

Cuerpo como soporte

Si para construir bloques de sentido Kbela toma préstamos de la performance, NoirBLUE – Deslocamentos de uma dança da un paso en otra dirección: la película misma es un acontecimiento cinematográfico que desborda lo específico de cada campo artístico. Estrenada por la directora Ana Pi en el 19º Festival Artdanthé, en Vanves, Francia, la danza-performance adquirió una bienvenida existencia cinematográfica al tener su “versión” fílmica exhibida y premiada en el 20º Festival Internacional de Cortometrajes de Belo Horizonte en 2018.

En el proceso creativo para NoirBLUE – Deslocamentos de uma dança, Pi moviliza la noción de cuerpo como soporte fundamental para la performance, o para el teatro y la danza. Cuerpo negro que carga recuerdos y que también irradia futuro. Pero no se trata sólo de un cuerpo que baila y de una cámara que registra el baile. Es más que eso: ahí está el cine, visible en la ubicación de la cámara y en el desplazamiento de los cuerpos por el espacio, constituyendo planos y no meras tomas. Y en la expresividad de una narración cadenciosa que, en vez de organizar y orientar la experiencia, nos invita a adentrarnos en un personaje: Ana, la artista brasileña que viaja por el continente africano, encontrando cercanías y reconociendo distancias. Y el cine está también en la consciencia del poder que significa mostrar y esconder, en la belleza que representa llenar la pantalla de negro y azul. Y, por último, en la precisión con que se trabajan el tiempo de espera de la acción y el de la propia acción.

Puentes sobre abismos

También es cine Pontes sobre abismos, aunque su génesis y su circulación estén más vinculadas a galerías y museos. Idea y realización de Aline Motta, la obra surge simultáneamente como vídeo-instalación –exhibida en la muestra Narrativas do Invisível (2016), en el Itaú Cultural, de São Paulo– y como serie fotográfica, ya que una de sus imágenes integra la exposición Histórias Afro-Atlânticas (MASP e Instituto Tomie Ohtake).

En su vida cinematográfica, el corto Pontes sobre abismos construyó una narrativa de formación racial brasileña, y hace un recorte del abuelo de la artista en tres telas: un abordaje nada tradicional del cine. En la instalación, el film se extendía en tres pantallas, cada una de las cuales exhibía una película “distinta”, y el visitante decidía cuál de las tres quería seguir. En la sala cinematográfica, la obra pasa a ser vista en una sola pantalla con tres cuadros y el espectador debe repartirse entre ellos. El espectador ya no controla el flujo de la observación y pierde la posibilidad de determinar la dirección de su propia mirada.

Dentro de un único soporte –la pantalla de cine–, tres películas se desarrollan simultáneamente, formando un único filme que cae sobre una nuestra frente como una cascada. En el magnífico final, un leopardo gana simultáneamente las tres ventanas de la pantalla, y es envuelto por la narración de la autora que “revela” el “tema” de la película.

Hay otros cortometrajes que también constituyen ejemplos de la potencia que hay en la intersección entre cine, performance y artes visuales: Experimentando o dilúvio em vermelho, de Michelle Mattiuzzi; Elekô, del Coletivo Mulheres de Pedra; Limbo, de Anderson Feliciano. Un aspecto común a todas las obras citadas: la dirección, el proceso creativo, la puesta en escena y el cuerpo constituyen un mismo espacio-tiempo. Un material de igual importancia.

Heitor Augusto es crítico de cine, curador, profesor y traductor. Curador de la muestra “Cinema Negro: Capítulos de uma História Fragmentada” y cocurador del Festival de Brasilia (ediciones de 2017 y 2018). Además de coordinar talleres regulares de crítica y cursos de historia del cine, tiene el sitio web Urso de Lata (www.ursodelata.com), donde practica una escrita que explora las intersecciones entre raza, estética y política.

Traducción del portugués de Nicolás Gelormini

Goodman Gallery Ad
Explorar