Africa is the Future

Nicolas Premier repiensa las narrativas visuales

Africa is the Future desafía la manera como se cuenta el pasado, el presente y el futuro del continente y la forma como se presenta su entrelazamiento con el mundo.

Africa is the Future es una película de cuatro partes que presenta el archivo de Premier. Lo hace intercalando las imágenes reunidas con la imagen de un portal de internet, cuya interfaz es una cuadrícula azul sobre un fondo negro. El diseño del portal recuerda la portada del álbum de techno de 2002 de ARPANET titulado Wireless Internet; también hace pensar en una de las primeras interfaces gráficas de usuario (GUI) {2} y en el color de la superficie del océano cuando colapsa hacia el piso oceánico. La película comienza con la voz grave del rapero Mike Ladd, que describe cómo en 1532 el navío Misericordia zarpó para transportar 109 esclavos de la isla de São Tomé a Elmina Castle, entonces un fuerte esclavista portugués. La historia del Misericordia es reconocida como la primera insurrección exitosa de personas esclavizadas: todos los captores, salvo el capitán y dos marineros, fueron asesinados. Aunque no hay registros de lo que sucedió con el barco y los insurrectos, los historiadores creen que el Misericordia naufragó, pues ninguna de las personas a bordo sabía navegar en mar abierto. {3} Ladd escribe: “Estaban horrorizados de ver al barco desaparecer. De repente, el océano se volvió negro”. El éxito de las rebeliones en la etapa del Pasaje del Medio fue más común de lo que suele pensarse, pero fue opacado o eliminado de los registros para dar la impresión de que los capitanes habían sido competentes. De nuevo, la narrativa blanca y occidental prevalece. ¿Pero qué pasaría si los historiadores se enfocaran en la resolución y el heroísmo de los esclavizados? ¿Cómo sería esa historia?

Una embarcación contemporánea con inmigrantes a bordo, seguida de imágenes magnificadas de la superficie del sol, de lava saliendo del mar, de rascacielos en la noche, de máscaras tradicionales africanas, de una sirviente negra representada en una pintura europea, de un niño negro navegando a través de un globo suspendido en el cielo, de balas, libros, plegarias y petróleo. Imágenes como esas aparecen en el primer movimiento de la película de Premier. Africa is the Future después describe la historia de la esclavitud y sus vidas futuras mediante una configuración triangular. En el segundo movimiento, la red del Atlántico aparece de forma más explícita: de Europa a África y de ahí a las Américas. Minerales, minería, carrileras, la extracción y el movimiento de materiales en bruto y de vidas humanas a otros continentes, hermosos rostros negros, fondos de agua marina arremolinados hasta alcanzar la superficie. El tercer movimiento presenta nuestra infraestructura: satélites, redes eléctricas, plantaciones, placas base, las Torres Gemelas derrumbándose. Después, las olas en el océano y los protagonistas negros avanzan en reversa. Un capitán portugués afligido grita desde la mitad del océano para informar que su navío está en problemas: “¡El mar está oscuro! ¡El agua está oscura!”. Se oye la voz de la escritora y académica Christina Sharpe, describiendo la distribución de tiempos de residencia bajo el agua. {3} Su “wake work”, que consiste en ir al paso de las vidas futuras de la esclavitud trasatlántica, es el pasado que todavía vive. El cuarto y último movimiento se desplaza horizontalmente. Hay una relación clara entre el paneo de la cámara y las imágenes de la gente y las narrativas que avanzan, giran y avanzan. El océano está calmado y un eclipse solar se aproxima: revolucionarios, niños pequeños, extraterrestres, signos de amor radical y de esperanza.

Africa is the Future mapea muchas historias atlánticas de la negritud a través de un diluvio de imágenes que avanzan junto al cosmograma de los kongo —un símbolo clave de la cultura congoleña—como principio guia. Este cosmograma precolonial y precristiano representa la existencia perenne, donde la muerte es un camino normalizado de cambio. Las imágenes de la película parecen conocidas, incluso si antes haber visto esas mismas versiones, pues están formalmente fijas en nuestra memoria cultural, recicladas una y otra vez. Sacar a la luz una obra como esta las pone otra vez a circular mediante una nueva génesis y nos obliga a pensar en todas las imágenes que todavía pueden ser capturadas o reveladas.

Alaina Claire Feldman es directora/curadora de la Mishkin Gallery en el Baruch College, de la City University of New York (CUNY).

Traducción del inglés de Camilo Jiménez Santofimio

[1] Sylvia Wynter: “Unsettling the Coloniality of Being/Power/Truth/Freedom: Towards the Human, After Man, Its Overrepresentation–An Argument”. CR: The New Centennial Review 3, no. 3 (2003): 257–337.

[2] American Artist: “Black Gooey Universe”. Unbag, invierno (2018). Revisado el 8/12/2020: https://unbag.net/end/black-gooey-universe.

[3] Eric Robert Taylor: If We Must Die: Shipboard Insurrections in the Era of the Atlantic Slave Trade (Baton Rouge: LSU Press, 2009), 123.

[4] Christina Sharpe: In the Wake: On Blackness and Being. Durham: Duke University Press, 2016.

Explorar