Negros Indícios

Entre rastros y ruidos: territorio y negritud en la plaza

“Negros Indícios: performance video fotografía”, curada por el historiador de arte Roberto Conduru, presentó en total obras de doce artistas, muestra importante aunque no enteramente representativa de la diversidad de la escena performática negra de Brasil.

Cuidadosa en la presentación de un mapa de las zonas de Brasil en que ha surgido esa “presencia negra”, la exposición incluye trabajos de artistas de Bahía: Ayrson Heráclito, Caetano Dias, Rommulo Vieira Conceição, Tiago Sant’Ana; de Brasilia: Antonio Obá y Dalton Paula; de Minas Gerais: Priscila Rezende y Rubiane Maia; de São Paulo : Musa Michelle Mattiuzzi, Moisés Patrício, Renata Felinto y, por último, de Pernambuco: João Manuel Feliciano. Esta división regional también tiene otros sentidos si consideramos temas como el pelo en las obras de Feliciano, Felinto, Sant’Ana y Rezende, o el acto de posar y danzar en espacios naturales o construidos socialmente, presente en las obras de Conceição, Dias, Felinto, Maia. Otro tema abordado es la relación entre acción ritual y memoria, que aparece en Heráclito, Obá, Patrício, Sant’Ana y Felinto.

La procedencia diversa de los artistas convocados tiene estrecha conexión con el lugar en el que se hizo la exposición, la Caixa Cultural de São Paulo , en la Praça da Sé, y con la propia ciudad, en la que inmigrantes de diferentes puntos del país atraviesan ese marco cero de la memoria urbana.

Es interesante notar cómo dos trabajos de Renata Felinto, que discuten la alteridad, tienen lugar íntegra o parcialmente en esa plaza: Brunch para Exu (Almuerzo para Exu), 2013, y Danço na terra em que piso (Bailo en la tierra que piso), 2013. La misma relación entre cuerpo, espacio y producción de sentido emerge en uno de los trabajos de Rommulo Vieira Conceição: O espaço se torna lugar na medida em que eu me familiarizo com ele (El espacio se vuelve lugar en la medida en que me familiarizo con él) (2015/2017).

A pesar de que Negros Indícios reunió un conjunto de obras y artistas relevantes para el (re) dimensionamiento de la escena performática negra y sus relaciones con la fotografía y el video, la exposición presentó algunos problemas: el primero de ellos fue que la escenografía de algún modo reforzó la relación entre producción artística negra y precariedad. Elemento concreto entre tantos contenidos digitales, la escenografía interfirió con el disfrute de las obras. Otro aspecto que podría ser cuestionado es el armado de un conjunto grande de obras digitales, exhibidas en las tres salas, que confundió el registro de performance con los de fotoperfomance y videoperformance y creó una zona indiferenciada entre esos lenguajes. Pero a pesar de esos “ruidos”, Negros Indícios aportó una contribución importante para la promoción de la escena artística negra en la intersección de los campos de performance, video y fotografía que, así reunidos, ponen de manifiesto la potencia de la muestra como experimento curatorial.

Alexandre Araujo Bispo es antropólogo, crítico, curador independiente y docente.

Traducción del portugués: Nicolás Gelormini

Goodman Gallery Ad
Explorar